Adquiere hábitos

Renuévate estos tiempos con hábitos financieros que te darán tranquilidad.

¿Estas haciendo malabares para mantener unas finanzas sanas? son tus hábitos financieros los que determinan tu situación económica actual. Generalmente en épocas de vacas flacas es cuando nos damos cuenta que nuestras finanzas no están del todo bien. Por eso es tan importante crear buenos hábitos financieros.

Un hábito, es aquel comportamiento que nos ayuda a cumplir un propósito o una meta.

Si hablamos de hábitos uno de los más importantes por el que debes empezar a desarrollar es el de “Realizar un presupuesto” el cual te ayuda a tener el control de tu dinero. Es un registro puntual de todos tus ingresos y todos los gastos que realizas.

Tener un presupuesto te permite saber:

Tu estado de salud financiera y tomar decisiones que te ayuden a mejorarla.

Gastos superfluos que debes eliminar.

Conocer el monto total de tus deudas y si exceden el 30% de tus ingresos disminuirlas.

Si tus recursos (ingresos) son limitados y debes utilizarlos adecuadamente para que llegar a final de mes, considera esto como una aventura de la cual no te gustaría tener un final inesperado. Tu presupuesto debe ser el guión que te conduzca a un final feliz, y cualquier desvío sobre el mismo debe ser corregido a tiempo.

El presupuesto es una tarea importante y esencial para el buen manejo de tus finanzas, pero debes ser disciplinado y constante para realmente ver un resultado positivo. De nada sirve contar con un presupuesto si a la hora de la verdad gastas sin tenerlo en cuenta. 

Nuestros expertos de Aprende y Crece comparten estos sencillos pasos para que puedas realizarlo:

Paso 1 Anota tus ingresos, que son la cantidad de dinero que obtienes en un determinado tiempo, estos pueden ser:

Ingresos Fijos: dinero que recibes regularmente, por ejemplo: tu sueldo.

Ingresos Variables: dinero que recibes de forma irregular, por ejemplo: tu aguinaldo, comisiones o el de tu negocio. 

Paso 2 Anota tus gastos, se refiere al dinero que desembolsas y existen dos tipos:

Gastos Fijos: son aquellos que se consideran necesarios, por ejemplo: la comida, la renta, servicios de casa, deudas y compromisos de pago.

Gastos Variables: son aquellos que cambian de acuerdo con los gustos y actividades de cada persona, por ejemplo: salidas de entretenimiento, artículos de higiene, citas medicas, entre otros.

Paso 3 Revisa tu salud financiera:

Si tus ingresos son menores a tus gastos ¡ten cuidado! pueden llevarte a estar pidiendo prestado y endeudarte.

Si tus ingresos y gastos están equilibrados, considera los imprevistos, ya que estos podrían desbalancearte. ¡Con disciplina puedes mejorar!

Si tus ingresos son mayores a tus gastos ¡lo estas haciendo muy bien! sigue así, ya que este camino te brinda la oportunidad de cumplir metas financieras y seguir con unas finanzas sanas.


 


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banco azteca. Aprende y crece
SELECCIONA TU PAÍS
cerrar